miércoles, 5 de octubre de 2016

México: Hepatitis C... el dinero habla.. Por Rocío Sánchez

La hepatitis C es una infección más activa en el cuerpo y más frecuente en la población que el VIH/sida, y también es potencialmente fatal. La gran diferencia es que el virus de la hepatitis C (VHC) sí puede ser eliminado del organismo. Para lograrlo, el mayor obstáculo es el costo del tratamiento.


Acerca de los avances, retos y limitaciones con los que se cuenta para responder a la epidemia de VHC, estuvieron discutiendo un grupo de expertos reunidos en el congreso regional HIV/HEP Americas, celebrado en la Ciudad de México, en abril pasado. Ahí, los especialistas coincidieron en que la solución para acabar con la infección por VHC está disponible, pero para erradicar la epidemia hace falta una serie de acciones que involucran a varios sectores.


Infección silenciosa


Se calcula que el 2 por ciento de la población en el mundo tiene el VHC. En México, la prevalencia se estima entre 0.9 y 1.5 por ciento, grupo del cual apenas 25 por ciento está al tanto de su infección, de acuerdo con lo señalado por el doctor David Kershenobich, director general del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición.
Las consecuencias del VHC pueden ser severas. De todos los casos de infección en nuestro país, apuntó el especialista, 28 por ciento avanzará a cirrosis y 26 por ciento desarrollará cáncer de hígado, lo cual traerá unas 500 mil muertes al año.
Dado que la presencia de este virus no genera síntomas, la detección suele ser tardía. Por ejemplo, en México sucede, en promedio, a los 60.7 años de edad, informó Kershenobich. De las personas diagnosticadas, 74 por ciento reportó haber recibido una transfusión sanguínea y 3.7 por ciento fue sometido a alguna cirugía sin transfusión sanguínea. De hecho, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos recomiendan realizar pruebas de detección de HCV a toda persona que haya recibido una transfusión o un trasplante de órganos antes de 1992.


El tratamiento, tan lejos y tan cerca


Actualmente está disponible un tratamiento de segunda generación que erradica el VHC. El fármaco llamado sofosbuvir es el protagonista de un esquema que se suministra durante 12 semanas, con una tasa de éxito superior al 95 por ciento. Además, en comparación con los medicamentos de primera generación, ha demostrado ser más seguro de usar.
Empero, el tratamiento con sofosbuvir tiene también algunos bemoles. No es eficaz contra todos los tipos de VHC, por lo se debe saber el genotipo y subtipo del virus, la carga viral (cantidad de virus por mililitro cúbico de sangre), si se han recibido tratamientos previos contra el VHC, entre otros datos.
No obstante, ha demostrado eliminar el VHC, y médicos como Michael Saag, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Alabama en Birmingham, Estados Unidos, consideran que sería posible acabar con la epidemia, de no ser por el alto costo del tratamiento.
En el mundo, el esquema de medicamentos para 12 semanas cuesta entre 65 mil y 80 mil dólares. En México, el precio va de los 9 mil 900 dólares en el sector público –donde está disponible en ciertos casos– hasta los 50 mil dólares en los servicios privados.
Otro elemento que complica el panorama de la epidemia es la posibilidad de reinfección. En el Reino Unido, por ejemplo, se observó que la tasa de reinfección en hombres que tienen sexo con hombres (HSH) fue de 20 por ciento en dos años y llegó al 50 por ciento cinco años después de haber sido tratados. En ese país, la guía de tratamiento indica que sólo se puede tratar una vez a una persona, excepto si presenta cirrosis, caso en el que se puede repetir el tratamiento.
En este punto cabe decir que los medicamentos contra el VHC son tan recientes que sólo hay resultados preliminares acerca de que la resistencia a alguno de ellos permanece entre uno y cuatro años después del tratamiento, pero no hay certeza sobre si tales resistencias se “archivan” y pudieran afectar negativamente el resultado de un retratamiento.
De acuerdo con el doctor Jorge Santana, de la Universidad de Puerto Rico, la principal dificultad para emprender campañas masivas de detección radica en que el tratamiento no está disponible de manera universal, pues implica un gran gasto para los gobiernos.


Coinfección con el VIH


La población con VIH es especialmente vulnerable a la infección por VHC. Según explicó el doctor Mario González, de Brasil, la tasa de coinfección alcanza hasta 90 por ciento en personas que usan drogas inyectables, mientras que en HSH ha aumentado en los años recientes. Se ha visto que personas coinfectadas evolucionan más rápido a cirrosis que aquellas que sólo tienen VHC, y que en Estados Unidos, este virus es la segunda causa de muerte en personas con VIH, después del sida.
La buena noticia es que el sofosbuvir no tiene interacciones con ningún fármaco antirretorviral, por lo que puede suministrarse de forma segura a personas coinfectadas.


vía:

http://letraese.jornada.com.mx/2016/08/31/hepatitis-c-el-dinero-habla-5968.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Malas noticias en los periòdicos, asesinatos, enfermedad, pobreza, dolor, injusticias, discriminaciòn, guerras, lo grave es que nos parece normal.

Ecologia2