miércoles, 5 de octubre de 2016

España: ¿Qué pasa por la mente de un corrupto?...por Olivia Carballar

Desde la ‘operación Malaya’ hasta el más reciente ‘caso Noos’, la ‘trama Gürtel’ o las tarjetas black, la corrupción ha sentado en el banquillo a personalidades como el yerno del rey, el tesorero de un partido de gobierno, poderosos empresarios, políticos, abogados, artistas, futbolistas, banqueros… Varios expertos analizan los factores que puede llevar a robar y defraudar.


“Me he llevado de todo, dinero y caja y comisiones. Era un yonqui del dinero, casi todo el mundo está en movidas”. La frase, pronunciada en mayo del año pasado por Marcos Benavent, exgerente de la empresa de la Diputación de Valencia Imelsa, dio la vuelta a España tanto como su renovado look y su supuesta conversión a la religión de la placidez, el yoga y la comida ecológica. Desde la operación Malaya hasta el más reciente caso Nóos o la trama Gürtel, la corrupción ha sentado en el banquillo a personalidades como el yerno del rey, el tesorero de un partido de gobierno, poderosos empresarios, políticos, reconocidos abogados, afamados artistas, futbolistas, banqueros… Todos son acusados de robar y algunos ya han sido condenados. ¿Pero qué pasa por la cabeza de una persona rica para querer defraudar? ¿Qué pasa por su mente?
“Lo mismo que por la mente de cualquier delincuente antes de cometer un delito. Es decir, los delincuentes toman la decisión de delinquir (agredir a un desconocido para robarle o defraudar a Hacienda) porque deciden hacerlo y esto es lo que sucede en su mente”, resume el profesor de Psicología en la Universidad de Barcelona Antonio Andrés Pueyo. El experto basa esa decisión en cinco razones. Primero, la oportunidad: muchos delincuentes de cuello blanco están en lugares de poder donde pueden realizar esos delitos. Segundo, la necesidad: muchas veces estas personas, ricas en algún momento, tienen necesidades de dinero o poder o control para continuar con su estatus o para cubrir sus necesidades, que pueden ser totalmente superfluas o no. Tercero, las predisposiciones personales: actitudes y creencias narcisistas, egoístas, de impunidad… Cuarto, los estados emocionales alterados, como el consumo de drogas, alcohol, estados afectivos alterados. Y por último, la ecuación coste / beneficio: valoran lo que pueden ganar y perder… “Muchas veces, con su sentimiento de invulnerabilidad, sólo ven beneficios y ningún coste a su conducta”, concluye el profesor. Durante mucho tiempo, por ejemplo, la Corona y la política fueron ámbitos intocables. Todo ello -añade el especialista-, contribuye a mantener la reiteración delictiva si los primeros delitos pasan desapercibidos y aumentan su sensación de impunidad.
En ocasiones, incluso, los defraudadores no sólo no reciben reproche social, sino que salen reforzados. “La corrupción no es exclusiva de la especie humana (se han evidenciado conductas corruptas en chimpancés, abejas y hormigas). Entre los seres humanos, tampoco es exclusiva del poder político (aunque la hay) ni de los empresarios prebendarios (aunque los hay) sino también de la sociedad que a su medida, la ejerce o, al menos, tolera”, escribe el neurólogo y neurocientífico Fernando Manes en un artículo en El País. “No hay seres humanos corruptos sino una sociedad corrupta […] Todos los países tienen corrupción y seres humanos corruptos. La diferencia, en parte, radica en cuán tolerada es la corrupción en esa sociedad”, prosigue. Dos ejemplos: el expresidente del Sevilla José María del Nido, condenado a siete años de prisión por malversación y prevaricación, no dejó el club hasta que la sentencia fue confirmada por el Supremo. “Mientras el Sevilla meta goles… a mí me da igual”, llegaron a decir seguidores del equipo de fútbol en aquel tiempo. E Isabel Pantoja, condenada a dos años por blanqueo de capitales, ha sido vitoreada por sus fans en conciertos e incluso a las puertas del juzgado. El catedrático de Derecho Penal y director del Instituto de Criminología de Sevilla, Borja Mapelli incide en que el problema está enraizado en la propia sociedad, “que enseña que el triunfo, el éxito, está asociado al dinero”.
Según el psiquiatra José Carlos Fuertes, el hecho de defraudar conlleva en algunas personas una sensación de placer y de cierto “morbo”, al creerse el “defraudador superior al ‘omnipotente Estado’ siendo capaz de engañarle”. Por eso, afirma, son muy necesarios siempre la existencia de mecanismos sociales de freno y de control. El psiquiatra descarta que la corrupción o la avaricia tengan, por el momento, una correlación conocida con las estructuras neuronales: “Pero es muy probable que en un futuro no lejano se pueda objetivar la existencia de un mal funcionamiento de sistemas neuronales que expliquen algunos de estos comportamientos”. Lo que sí falla en las personas corruptas, según Fuertes, son los mecanismos de autocontrol: “Unos sujetos tienen una moral mucho mas estricta y basta con el hecho de que una cosa esté mal para no hacerla. Por el contrario, hay individuos que tienen una moral mucho más laxa y dan al fraude o al engaño una lectura positiva, llegando a justificar lo que hacen e incluso a verlo como algo que demuestra su inteligencia y astucia”.
Una investigación publicada en Frontiers in Behavioural Neuroscience recoge un experimento en el que se simuló una subasta. A los participantes se les daba la posibilidad de sobornar al subastador para obtener beneficios. Las primeras veces, podían sobornar libremente. Pero cuando el perdedor podía exigir inspeccionar la operación, la situación cambiaba: tanto subastadores como sobornadores eran menos corruptos cuando sabían que podían ser observados.
De todos los colores en las black 
Como el resto de delincuentes, explica el profesor Pueyo, son esencialmente personas heterogéneas: “Los hay con la autoestima baja y con la autoestima alta, los hay más sociables y menos, mas hábiles socialmente o menos. Es decir, no tienen un arquetipo único. Sólo hay que pensar en los que utilizaban las tarjetas black”. Como sostiene el colectivo 15MpaRato, que logró abrir el caso Bankia, “todos los partidos políticos -todos-, todos los sindicatos mayoritarios -todos-, la mayoría de la entidades institucionales desde la patronal a la casa real pasando por instituciones deportivas o medios de comunicación, todos han sido partícipes”. La Fiscalía pide penas de hasta seis años por gastar de forma irregular 12 millones de euros de Caja Madrid.
Sí pueden diferenciar a unos delincuentes de otros los llamados factores de riesgo que se usan en Criminología y que hacen que una persona que los posee o a la que influyen pueda delinquir o reincidir. Pueyo los agrupa en cuatro grandes tipos: actitudes antisociales (creencias de que lo que hago es correcto y la ley está equivocada, consideraciones egoístas e interesadas sin medir las consecuencias para los otros); historia de vulneración de normas (personas con antecedentes de conductas ilegales, amorales, etc…); patrones de personalidad antisocial (narcisistas, psicopatías, trastornos límite de personalidad, bajo autocontrol, impulsividad, etc…); y colegas o amigos (asociados) antisociales (bandas criminales, otros delincuentes, etc…).
“Todo ello hace que sea difícil encontrar una razón médica, como alguna enfermedad mental, que justifique este complejo y perseverante en el tiempo repertorio conductual en que consiste la corrupción, el fraude, el engaño, la manipulación de otros, etc…”, insiste el profesor de la Universidad de Barcelona.
Ni siquiera en el caso de los reincidentes, como Mario Conde, se trata de una enfermedad: “Podríamos hablar de un estilo de vida, de un patrón de personalidad antisocial y también, por qué no, de un trastorno de personalidad. En la psicopatología criminal y en referencia a sujetos como el mencionado se les denomina ‘psicópatas integrados’ o ‘serpientes con traje’, como llama Robert Hare, el mejor experto mundial en psicopatía, a los delincuentes de cuello blanco y análogos que no cometen delitos de sangre o que pertenecen al mundo de la exclusión social…”, explica Pueyo.
El psiquiatra José Carlos Fuertes lo corrobora: “Lo que hay son personalidades anómalas, tóxicas o desequilibradas, pero no son enfermos en el sentido que la psiquiatría entiende hoy. La avaricia no es una enfermedad ni un trastorno mental. Como mucho, es una conducta inadecuada cuya base puede estar en un trastorno de la personalidad. La ambición es una conducta consustancial con la condición humana. Y tampoco tiene por qué ser de entrada un comportamiento negativo. Puede ser motivadora de la acción. Lo que sí es enfermizo es la ambición sin límites, cuando se convierte en una obsesión y conduce a saltarse las normas y a defraudar”.
En el caso de personas de origen humilde y, tras amasar una fortuna, deciden defraudar, como artistas o futbolistas, el psiquiatra sostiene que puede haber un cierto “revanchismo” al haber tenido privaciones y dificultades en la infancia, lo que aumenta su ambición en la vida adulta: “Su autoestima está en función de lo que tienen, no de lo que son”. Para el psicólogo, sin embargo, el origen no está reñido con compartir actitudes, motivaciones, deseos… y no considera que haya sensación de revancha: “Se produce por las mismas razones que los demás casos”, concluye.
¿Incide más la corrupción entre los hombres? Desde el punto de vista de Pueyo, los delitos, en general y especialmente los violentos, son más propios de hombres que de mujeres… “Es todavía un interrogante por resolver la razón última de esta diferencia que también se mantiene en los delitos de cuello blanco”. Fuertes apunta a la discriminación: “No es que sea más propia la corrupción en el hombre que en la mujer, es que la mayoría de puestos de poder están ocupados por el hombre. No se puede afirmar que exista ‘el gen masculino’ de la corrupción”.
Lo que sí ponen en evidencia la mayoría de los implicados es la relación estrecha entre poder y corrupción. “Sólo tienen una barrera que los separa: la ley, la moral y la ética. El cumplimiento por parte de los poderosos de las normas y las leyes. Pero el individuo humano puede elegir entre hacerlo y no hacerlo. Los delincuentes, cuando son penalmente responsables, eligen no respetar la ley”, afirma el profesor de Psicología. Para el psiquiatra Fuertes, lo que asocia la mente con el poder es la consecución de cualquier objetivo que se desee: “Y de ahí a las prácticas inadecuadas, inmorales o ilegales el paso no es muy grande. Pero debe quedar claro que no siempre el poder tiene indefectiblemente que ir asociado a la corrupción”.

vía:http://www.lamarea.com/2016/10/01/pasa-la-mente-corrupto/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Malas noticias en los periòdicos, asesinatos, enfermedad, pobreza, dolor, injusticias, discriminaciòn, guerras, lo grave es que nos parece normal.

Ecologia2