miércoles, 6 de julio de 2016

Mèxico: Reforma educativa bajo la metralla es volver al 68... Jesús Martín del Campo

Jesús Martín del Campo




Con todo lo sucedido en los días recientes, especialmente en Nochixtlán, Oaxaca, se pone de manifiesto con mayor claridad que, desde Los Pinos, Enrique Peña Nieto y sus colaboradores han decidido pasar a la generalización de la represión al magisterio encabezado por la CNTE y a los grupos sociales solidarios con su causa. Ciertamente, al encarcelar a dirigentes magisteriales fabricándoles delitos, con la pretensión de descabezar al movimiento, esperando que la protesta se extinguiera y no lograrlo, lo que sigue es el aplastamiento, con el despliegue de policías estatales y federales armados y el uso de helicópteros para que nadie se les escape.

En 1968, Gustavo Díaz Ordaz dijo ante el Congreso de la Unión que tendía su mano al movimiento estudiantil que exigía diálogo para resolver el pliego petitorio, y lo que vino fue la toma de Ciudad Universitaria y de las instalaciones del IPN por el Ejército y finalmente la masacre del 2 de octubre. Al estupor producido por la masacre sobrevino otra barbaridad, los procesos contra los dirigentes del Consejo Nacional de Huelga.

Es evidente que una misma mentalidad autoritaria y represiva guía las decisiones del gobierno federal. Recordemos que Peña Nieto dijo respecto al caso Ayotzinapa, tratando de soslayar la investigación, algo parecido a ya supérenlo. Y sus colaboradores Nuño y Osorio Chong han dicho, frente a la exigencia de diálogo por los maestros de la CNTE, que para ellos habrá mano dura y/o mano firme, lo que no es otra cosa que multitud de policías para vigilar la evaluación, que es punitiva en todos los sentidos, y ahora operativos carreteros, ejemplos de verdadero terrorismo de Estado.

En 1968 el estudiantado era portador del malestar de la sociedad con los gobiernos autoritarios que impedían el ejercicio de las más elementales libertades democráticas; por ejercerlas, el gobierno decidió reprimir. El montaje escénico en la Plaza de las Tres Culturas y el cerco militar alrededor se hicieron con el fin de producir muertos, heridos y prisioneros.

El magisterio encabezado por la CNTE es portador del malestar de muchos sectores de la población afectados y agraviados por las reformas derivadas del Pacto por México y por su persistencia en la movilización exigiendo diálogo. Para el gobierno son un mal ejemplo y hay que aplastarlos.

Ser joven y estudiante en 1968 era un delito, y los medios abonaban para crear una histeria represiva. Ahora ser estudiante de una normal rural o profesor normalista lo es también, y la campaña mediática de estigmatización ha preparado el terreno para justificar la represión a gran escala.

La brutalidad por delante y la violación de los derechos humanos como norma caracterizan los operativos realizados en los estados donde los maestros han recibido una mayor solidaridad de la población. El efecto que está logrando el gobierno es un mayor crispamiento social.

Además, resulta exasperante que en las declaraciones de prensa de los funcionarios, acompañados de los jefes policiacos, campeen el cinismo y la mentira. Hablan de que los elementos encargados del operativo no llevaban armas letales y es lo contrario. Igual que el 2 de octubre de 68 y el 10 de junio del 71, en Nochixtlán había francotiradores en los techos de algunas casas y edificios, con la función de cazar y ejecutar manifestantes.

A estas alturas le debe quedar claro al gobierno que llevar adelante la mal llamada reforma educativa bajo la metralla tendrá trágicas consecuencias y un rechazo social mayor. En el plano internacional es reprobada la política seguida por Peña Nieto frente a la exigencia de diálogo de la CNTE; su gobierno es considerado un descarado violador de los derechos humanos y partidario de que México siga siendo territorio de impunidad.

El clamor social es que se entable diálogo del gobierno con la CNTE, un diálogo fructífero. También es necesario que sean liberados los dirigentes magisteriales encarcelados y que se castigue a los responsables de los asesinatos de las ocho personas en Nochixtlán.

Los maestros de la CNTE no están solos. Muchas organizaciones sociales del campo y de la ciudad expresan solidaridad creciente con su lucha. Lo mismo sucede con muchos sindicatos y con los jóvenes de numerosas instituciones educativas. Y claro que la determinación de Morena de realizar una manifestación de apoyo irrestricto a los maestros de la CNTE fue de la mayor relevancia, acudieron contingentes de todos los estados del país con la determinación de expresar que en solidaridad con los maestros, ¡ni un paso atrás!

Los campos están muy claros; la mayoría de la población reprueba las acciones represivas del gobierno contra el magisterio y de manera contundente exige castigo a los responsables de los crímenes en Nochixtlán. Peña Nieto debe descartar más atencazos. No al estado de sitio en Oaxaca.


vìa:http://www.jornada.unam.mx/2016/07/05/opinion/032a1soc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Malas noticias en los periòdicos, asesinatos, enfermedad, pobreza, dolor, injusticias, discriminaciòn, guerras, lo grave es que nos parece normal.

Ecologia2