viernes, 22 de julio de 2016

Mundo: El golpe, una bendición para Erdogan ....Acción Social Sindical Internacionalista (ASSI)



"El golpe ha sido una bendición de Alá que nos permitirá purgar el ejército" Erdogan

No está clara la autoría del golpe pero lo que está claro es que Erdogan ha salido muy reforzado tras su fracaso y lo está utilizando para eliminar la oposición a la instauración de su sistema presidencialista (uno como el del “III Reich” según sus palabras), que pretende convertir la república laica de Turquía en una república islámica con él como presidente/sultán y califa.

En los días posteriores al golpe fallido, más de 6.000 personas han sido detenidas en una purga del poder judicial y del ejército. 7.850 policías y 8.777 miembros de la administración (entre ellos 30 gobernadores y 52 inspectores civiles) han sido despedidos o cesados de sus cargos. La purga alcanza ya a más de 22.000 personas.

Se ha detenido y destituido a 2.745 jueces: dos de los 17 miembros del Tribunal Constitucional, 10 del tribunal de Apelaciones, 11 de la Corte de Casación y 10 del Consejo Supremo de Jueces y Fiscales.

Por otro lado, de los más de 2.839 militares detenidos 103 son altos mandos (casi un tercio de los cargos). Entre ellos se incluye a los generales y brigadas enteras de ideología kemalista que criticaban las políticas de Erdogan para Siria y Kurdistán, así como otros miembros acusados de pertenecer a la red de Fethullah Gülen (señalado por el gobierno como el “hombre X” tras el golpe). Además, durante las horas posteriores al golpe, el gobierno cortó la energía y cerró la base aérea de Incirlik – desde donde la coalición y los aviones de la OTAN bombardean al ISIS. El comandante de la base fue detenido junto a 10 soldados. El domingo, fuerzas leales al gobierno se enfrentaron a tropas de la base de Konya (OTAN) y acabaron deteniendo a su coronel y a 8 soldados acusados de estar preparando un segundo golpe.

A su vez, Erdogan ha ordenado la incomunicación de los miles de presos políticos (kurdos, anarquistas y militantes de la izquierda turca) mientras sus partidarios atacan a la población siria, kurda, aleví y a los barrios de izquierdas con la protección de la policía: varias sedes del HDP (Partido democrático de los pueblos) han sufrido ataques; se quemaron comercios de la población siria y escuelas laicas; en Amed la capital del kurdistán turco, los islamistas han tomado las calles exigiendo instaurar la sharia. Se han difundido los nombres de periodistas críticos con el régimen y el domingo el gobierno emitió una orden por la que se convocaba a los rectores a “limpiar la universidad”. Cabe señalar que este año Erdogan ya encarceló a varios académicos que habían firmado un comunicado contra las masacres al pueblo kurdo. En este sentido, las fuerzas progresistas turcas temen que Erdogan use el golpe de estado como justificación para aniquilar a la izquierda, tal y como sucedió en el golpe de 1980.

Hasta ahora la cifra de muertos asciende a 265: 161 afines al gobierno (entre policía, militares y civiles) y 104 golpistas. Pero la cifra podría ampliarse con los combates entre focos de resistencia de los militares golpistas y la policía. Tras las imágenes difundidas del trato a los soldados y generales capturados (torturas por parte de la policía y decapitaciones por parte de los simpatizantes del gobierno) y el anuncio de la posible reinstauración de la pena de muerte para los golpistas, parece que estos están optando por no entregarse y siguen resistiéndose a su detención.
LAS ACUSACIONES DEL GOBIERNO

Retratos de Recep Tayyip Erdogan y Fethullah Gülen en una manifestación proAKP

El gobierno ha acusado a Fethullah Gülen del golpe y a EEUU de apoyarle. Gülen, antiguo aliado de Erdogan para la islamización de Turquía y para las elecciones de 2002, es el líder del movimiento islámico Hizmet (“servicio” en turco), que fue creado con apoyo de EEUU tras el golpe de 1980 para combatir la influencia de la izquierda. Es un movimiento muy poderoso que ha sido comparado con el Opus Dei por su infiltración en la administración, la judicatura, la policía, el ejército, su participación en la creación de escuelas y universidades o el control que ejerce sobre los medios de comunicación. Ultraconservador y neoliberal en lo económico, Hizmet es considerado un movimiento “islamista moderado” por EEUU, donde Gülen vive refugiado desde el golpe de estado de 1997 – por la persecución llevada a cabo contra todos los sospechosos de ser islamistas.

Gülen fue un pilar fundamental para la victoria del AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo) en 2002. Junto con Erdogan, inició la purga de los sectores más laicos de la judicatura, la policía y el ejército, asentando su control sobre los poderes del estado. Sin embargo, una vez purgados estos sectores, desde 2013 Erdogan ha buscado eliminar a su principal rival político y religioso. En 2014, respondiendo a sus críticas y acusaciones de corrupción, inició una serie de procesos judiciales acusándole a Gülen de intento de golpe de estado. 6.000 policías y 300 miembros de la judicatura fueron destituidos y detenidos por gülenistas. La fiscalía calificó a la red como “organización terrorista de Fethullah Gülen (FETÖ)” y la acusó de ser un “Estado paralelo”.

Gülen ha negado su implicación en el golpe y ha dicho que "cabe la posibilidad de que haya sido un golpe simulado”, algo que también parece insinuar el líder del partido nacionalista CHP (Partido Republicano del Pueblo, secular, kemalista y opuesto ideológicamente a Gülen): “durante los 40 años de mi vida política (…) no he visto nunca un “escenario de golpe de Estado tan tragicómico”.

Aunque existen motivaciones por las que detrás del golpe podrían estar los sectores gülenistas o kemalistas del ejército, la chapuza y los grandes errores de los golpistas (así como lo beneficioso que está resultando para Erdogan) hacen aumentar las sospechas de un “golpe simulado” o auto-golpe.
¿GOLPE CHAPUZA O TEATRO?

Recep Tayyip Erdogan llama al pueblo “a tomar las calles” por medio de un teléfono móvil y la CNN Turca

Hay varias maniobras de los golpistas que hacen dudar de sus verdaderas intenciones:

- No se detiene a Erdogan ni a ninguno de los ministros del gobierno. Se realiza el golpe cuando el presidente está fuera de Ankara o Estambul (donde están los principales efectivos golpistas) y se le deja escapar en avión de Marmaris donde estaba de vacaciones. Al parecer, la operación para detenerle llegó después de que ya hubiera escapado de la ciudad.

- Aunque varios F16 están bajo control de los golpistas y se señala a Akin Oztuk (ahora exgeneral de las fuerzas aéreas turcas y detenido) como director del golpe, se permite al avión de Erdogan escapar y llegar a Alemania, donde se le deniega la petición de aterrizaje y asilo, para después cambiar de rumbo hacia Teherán (donde aterriza protegido por cazas iranís), volver a sobrevolar Turquía y aterrizar tranquilamente en el aeropuerto de Estambul.

- Erdogan aterriza gracias a que las fuerzas golpistas que ocupaban el aeropuerto se retiran. Esto le permite aparecer como un héroe recibido por masas de simpatizantes.

- No cortan la energía eléctrica del país y, aunque ocupan la TV pública, las TV privadas siguen emitiendo, lo que permite a Erdogan y algunos ministros transmitir mensajes desde Twitter, Skype y la CNN turca.

- Los tanques se dejan frenar con bastante facilidad por la población civil, algo que llama bastante la atención en un país donde las FFSS no dudan en disparar a manifestantes.
SUPOSICIONES Y MOTIVACIONES DEL GOLPE

Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan en la Cumbre del G20 celebrada en noviembre de 2015 en Antalya.


Si bien será difícil saber si el golpe fue planeado o inducido por el propio Erdogan, también hay razones para considerar la posibilidad de que detrás estén verdaderamente sectores gülenistas apoyados por EEUU:

- En los últimos meses se ha producido un acercamiento a Rusia por parte de Turquía. Erdogan envío un mensaje a Putin en junio disculpándose por el derribo del avión ruso. En agosto hay previsto un encuentro entre ambos. Con este acercamiento, Turquía pretende eliminar las sanciones que le impuso Rusia y que han afectado gravemente la economía del país. Se ha hablado también de retomar el oleoducto Turk Steam que conectaría directamente Rusia y Turquía, por lo que los intentos de EEUU y la UE de buscar suministros alternativos a los rusos por Turquía quedarían imposibilitados.

- Además, con este acercamiento a Rusia, Erdogan también buscaría cortar la ayuda rusa que han estado recibiendo los kurdos de Rojava, a los que Turquía considera una extensión de su principal enemigo, el PKK – Partido de los trabajadores del Kurdistán. Aunque Turquía siempre ha buscado acabar con el gobierno sirio (aliado de Rusia), Rusia ya ha asegurado sus intereses en Siria, razón por la cual retiró sus tropas del país.

- Este acercamiento Rusia-Turquía explicaría el apoyo recibido por Irán en los momentos posteriores al golpe, su condena inmediata (algo que no hizo ni EEUU ni la UE) y la protección del avión de Erdogan hasta su aterrizaje en Teherán.

- El golpe se ha dado justo antes de un consejo militar en el que Erdogan iba a asignar generales afines y tenía como objetivo purgar una parte de la cúpula militar. Parece que los generales que iban a ser depurados podrían haber planeado el golpe. Uno de ellos, el general Akin Ozturk (responsable de la fuerza aérea turca) es al que Turquía señala como máximo responsable militar. Se cree que Oztuk, amigo del gobierno de Israel y la OTAN, iba a ser depurado por pertenecer a la red de Fethullah Gülen.

- En los primeras horas al golpe, el nombre usado por los militares golpistas (Consejo de la Paz en la Patria) aumentó las sospechas de que detrás estaba la red Hitzmet, por el uso de la palabra Paz con sentido religioso y porque Fethullah Gülen ha abogado por un proceso de paz con el PKK.

Las detenciones de generales y brigadas enteras relacionadas con la represión en el Kurdistán también hicieron pensar en la posibilidad de que detrás del golpe estuvieran los militares kemalistas. Estos sectores nacionalistas y laicos del ejército ven un peligro desestabilizador para el país en los intentos de Erdogan de derrocar a Bashar Al Assad y su apoyo a los militantes del Estado Islámico, con los que estaría creando batallones de la muerte que tienen vía libre para actuar en el Este del país y pasar la frontera turco-siria, mientras denuncian la campaña contra los kurdos (que ya ha causado la muerte de 500 militares) como un capricho de Erdogan. Sin embargo, más bien parece que el gobierno habría aprovechado el golpe para purgar también a estos sectores del ejército.

Pese a todas estas suposiciones, no hay pruebas reales de que detrás del golpe se encuentre Fethullah Gülen. Las rápidas detenciones (más de 3.000 en pocas horas) hacen sospechar de su preparación. Tal y como ha comunicado el comisario de la UE para la adhesión de Turquía, Johannes Hahn: “Parece, al menos, como si algo se hubiera preparado. Las listas están disponibles, lo que indica que fue preparado para ser utilizado en un momento concreto".

Estas declaraciones van en sintonía con las realizadas a primera hora del lunes por Alemania: “si restablece pena de muerte, adiós a las negociaciones con la UE” o “el principal beneficiario del golpe ha sido Erdogan”. El ministro de exteriores estadounidense, John Kerry, avisó asimismo de que Turquía podría ser expulsada de la OTAN si no respeta los derechos democráticos tras la purga de miles de oficiales. Llama la atención la repentina preocupación por los derechos humanos de la UE y EEUU, sobre todo después de que Turquía lleve meses con una guerra sucia y de exterminio contra el pueblo kurdo y las organizaciones de izquierdas.

Es difícil creer en la posibilidad de que ni el MIT (servicio secreto turco) ni la OTAN supiesen de los planes golpistas. Eso, sumado a los errores que lo hicieron fracasar, alimenta las sospechas de auto-golpe. También es posible que los golpistas sobreestimaran sus fuerzas y el gobierno les dejara hacer. En cualquier caso, golpe o autogolpe, parece que lo que podrá inclinar la balanza hacia una u otra hipótesis será el castigo que reciban los golpistas – ya hay imágenes donde los golpistas aparecen torturados. Lo que está claro es que Erdogan va a aumentar su poder sobre el ejército y las relaciones con la OTAN no van a ser las mismas. De ahí la preocupación de los EEUU y la UE.
¿”EL PUEBLO PARA EL GOLPE” Y CONTINÚA LA DEMOCRACIA DE ERDOGAN?

Civiles islamistas linchan a los soldados capturados bajo la mirada policial

Los medios han titulado cosas como “el pueblo frena el golpe”. También han afirmado que, en los momentos posteriores al golpe fallido, los hipócritas de la UE lo condenaron y llamaron a respetar al gobierno democrático de Erdogan – siempre, eso sí, después de que lo hiciera EEUU. Pero ni el golpe lo ha frenado el pueblo ni el de Erdogan es un gobierno democrático.

El golpe fue frenado por la “ayuda” de los errores golpistas y por la policía turca, que ha sido purgada y fortalecida en los últimos tiempos hasta quedar al pleno servicio de Erdogan. La última medida para fortalecer a la policía fue permitirle comprar armamento solo reservado al ejército, una medida que ha acabado siendo muy útil para parar el golpe.

Erdogan hizo un llamamiento al pueblo para que saliera a la calle a “defender la democracia”. Resulta bastante irónico, teniendo en cuenta la continua represión que sufren las manifestaciones progresistas en el país. El “pueblo” que salió a la calle fueron mayoritariamente los fascistas de los “lobos grises”, los islamistas (llamados desde las mezquitas) y los seguidores del AKP. Apenas había presencia de mujeres. Estos grupos son los que llevan años imponiendo un clima de terror en las calles contra las minorías religiosas y étnicas o los militantes de izquierda. Los grupos fascistas e islamistas se pasearon como dueños de las calles bajo la protección policial. Incluso asesinaron y decapitaron a varios militares capturados. Los barrios de mayoría izquierdista, aleví y kurda han tenido que organizar su autodefensa para hacer frente a la amenaza de estos grupos – que aún continúa. Solo el lunes, a tres días del golpe, fue asesinado de un tiro en la nuca Cemil Candaş, teniente Alcalde de Estambul del CHP y de confesión judía.

El golpe es una lucha de poder entre diferentes sectores de un estado que, desde las elecciones de junio, está aniquilando con operaciones militares, paramilitares y de guerra sucia a las fuerzas democráticas turcas – y al pueblo kurdo con la complicidad de la OTAN y la UE.
NO HAY UN INTENTO DE GOLPE POR UN “ESTADO PARALELO”, ES EL MISMO ESTADO

El ejército turco después de destruir Nusaybin (en el Kurdistán “turco”)


Erdogan ha acusado a la Red Hizmet de ser un “estado paralelo” dentro del propio estado, pero para parte de la población no existe tal distinción. Todos, gülenistas, fascistas e islamistas, son el estado. Lo único que va a cambiar tras el golpe es el poder de los distintos sectores.

Durante años, en las manifestaciones a favor del AKP, los partidarios de Erdogan y los militantes gülenistas se han mezclado sin diferencia. Tampoco ha habido distinción entre los ataques a militantes izquierdistas y kurdos por parte de la policía, el ejército o los grupos paramilitares fascistas e islamistas. Todos ellos son responsables de desapariciones, torturas y asesinatos extrajudiciales – grabados incluso en vídeo y difundidos sin respuesta judicial.

En las conversaciones de paz con el PKK (que quedaron anuladas después de la represión y los atentados contra el movimiento kurdo e izquierdista), el gobierno turco acusó a los sectores gülenistas de estar al mando de la represión, mientras seguía apoyando al EI (Estado Islámico), a los grupos paramilitares fascistas, y mandaba al ejército a arrasar los pueblos del kurdistán turco.

Uno de los generales purgados tras el golpe es Adem Huduti, responsable de quemar vivas a 167 personas en Cizre – Bakur, en el Kurdistán Norte o “turco”. A su vez toda la brigada a cargo de la destrucción del pueblo kurdo de Sirnak también ha sido detenida. Pero las detenciones no tienen nada que ver con los DDHH o la justicia. Hace casi un mes (el 23 de junio) el parlamento turco aprobó una ley por la que se concede la inmunidad para el personal de seguridad, militar y funcionarios que lleven (o hayan llevado en el último año) a cabo campañas contra el pueblo kurdo. La impunidad está asegurada. Tres días después del golpe, el 19 de julio, y cuando toda la brigada militar turca de Sirnak ya había sido detenida, aparecía “suicidado” en su celda Segvan Yaman-dirigente kurdo del DBP (Partido Democrático de las Regiones) de dicho pueblo.

Son distintas caras de la misma moneda. El golpe está siendo fuertemente instrumentalizado por Erdogan para eliminar toda oposición, tanto interna a los poderes del estado (gülenistas y kemalistas) como externa – movimientos progresistas y revolucionarios.
La UE y EEUU se preocupan de la “democracia” en Turquía ahora que varios militares afines han sido capturados. Pero para parte de la población (sin contar a los refugiados sirios), sobre todo kurda y de izquierdas, hace tiempo que no existe democracia en Turquía. Cientos de personas han sido asesinadas solo desde junio por el ejército, la policía o grupos paramilitares. Algunas quemadas vivas y otras asesinadas delante de sus familiares durante operaciones policiales. Miles han sido detenidas y torturadas. Decenas de miles han tenido que abandonar sus hogares. Para ellas, el golpe empezó tras las elecciones de junio con la deriva represiva del gobierno y el estado de excepción y terror en que sumió al país.

Con este nuevo golpe, real o simulado, Turquía se desplaza hacia un régimen islámico. Erdogan, el presidente “democrático” con ínfulas de califa que ha recibido la complicidad y millones de la UE para “controlar a los refugiados”, o lo que es lo mismo, continuar con ese campo de concentración y exterminio a cielo abierto en lo que ha convertido al kurdistán turco, afianza su poder purgando a sus rivales y extendiendo el estado de excepción y terror a todo el país.
La democracia en Turquía nunca llegará de ningún sector del estado turco, ni de la mano de la UE o EEUU (que un día apoyan a Erdogan y a grupos islamistas y al otro se llenan la boca exigiendo “garantías democráticas”). La democracia solo puede venir de la mano de las fuerzas progresistas y revolucionarias turcas y kurdas. Justamente los sectores cuya existencia y derechos más se ven amenazados tras el golpe.

Zaragoza, 19 de julio de 2016
Acción Social Sindical Internacionalista (ASSI)
http://www.assi-assi.org/
Read more ...

vìa:
Portal Libertario OACA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Malas noticias en los periòdicos, asesinatos, enfermedad, pobreza, dolor, injusticias, discriminaciòn, guerras, lo grave es que nos parece normal.

Ecologia2