sábado, 9 de julio de 2016

España: generación arrasada.....Albino Prada





¿Puede haber un dato peor para nuestros jóvenes que el sufrir una de las mayores tasas de paro de la Unión Europea?. Sostendré en este breve análisis que desgraciadamente existe ese dato y que, además, informa de la existencia de una generación arrasada por el mercado laboral entre los años 2005 y 2015. Un dato que, al mismo tiempo y paradójicamente, facilita que los numerosos monaguillos españoles -neoliberales y merkelianos- saquen pecho sobre la reducción del desempleo en nuestro país.

Juventud arrasada en España

Desde el año 2010 la tasa de paro juvenil se sitúa, sin descensos apreciables, en España muy por encima del 40% mientras en el conjunto de la UE lo hace en torno a la mitad de esa cifra. Este es un dato bien conocido, por más que no les guste airearlo a nuestros gobernantes. Sin embargo, esos mismos gobernantes alardean de que sería un desastre poner en peligro una recuperación en marcha que ya ha reducido el desempleo total entre 2013-2015 en un millón de personas. ¿Cómo es posible que ambas cosas coexistan?, aún más: ¿es posible que la situación de nuestros jóvenes sea peor en estos dos últimos años a pesar de ello?

El dato que hemos de encajar en este puzle tiene que ver con la muy particular evolución de la población activa española cuando la desagregamos por tramos de edad. Es ésta la que incluye a las personas que trabajan o que están disponibles para trabajar. Pues bien entre 2007-2016 la que tiene menos de 34 años ha descendido en España en 2.682.000 personas, mientras que la que tiene más de esa edad se ha incrementado en 3.372.000 personas. Obviamente el total ha crecido en casi 700.000 personas pero lo ha hecho arrasando la actividad de los más jóvenes y sólo mejorando a la población menos joven.

No se crea que esta discriminatoria evolución puede imputarse al colectivo de inmigrantes extranjeros que han retornado a sus países (cosa que en sí misma ya sería otro desastre), porque cuando nos limitamos a la población activa de menos de 35 años española la caída alcanza las 2.200.000 personas.

Y quiere esto decir que estos jóvenes ya no computan en las estadísticas de desempleo juvenil. O han emigrado o se han desanimado de buscar un empleo improbable e infame. Y, además para regocijo de propagandistas neoliberales, permiten afirmar que la recuperación está reduciendo el desempleo. No, en este caso, porque se esté creando empleo sino porque se está reduciendo entre los jóvenes la población activa.

En la Unión Europea esto no es así

Un descenso del 30% de la población activa española por debajo de los 35 años (que ya vimos que solo en una pequeña parte puede imputarse al retorno de inmigrantes) podría considerarse un derrumbe normal si también sucediese en los países de nuestro entorno. Pero, ¿está siendo también arrasada la juventud en los países de nuestro entorno?.

POBLACIÓN ACTIVA CON MENOS DE 35 AÑOS (en miles)


Fuente: elaboración propia con datos de Eurostat

Con los últimos datos disponibles a escala europea para 2015 la caída de la población activa más joven en los últimos diez años superó en España los dos millones de personas, lo que traducido en porcentaje de variación sobre la cifra inicial asciende a un -24%. Esto quiere decir que más que triplicamos la intensidad de dicha caída en la UE (-7%). De forma que si en el conjunto de la UE se habla de generación perdida, en España hemos de hacerlo de una generación arrasada.

Nada tiene que ver nuestra evolución con la mejora anotada en el Reino Unido (por cierto, con moneda propia fuera del euro), ni con la práctica estabilidad de la situación en Alemania o Francia. Y nada tiene que ver porque tampoco en la parte de la población activa joven que está ocupada la situación española evolucionó en sintonía con la europea, como bien se observa en el siguiente gráfico.


Fuente: elaboración propia con datos de Eurostat

El desplome de la ocupación juvenil alcanzó en España los tres millones en esa década, mientras en Alemania o Reino Unido se incrementa y en Francia solo se reduce muy ligeramente.

Reflexión final

La estabilidad de una muy elevada tasa de paro juvenil en España y la reducción del desempleo en los últimos años encubren un cáncer que arrasa con las expectativas de vida de nuestra población más joven.

Ese cáncer -oculto bajo aquellas cifras- es el desplome de la población activa por desánimo o emigración. Un fenómeno sin parangón en las otras grandes economías europeas. Lo que permite hablar en España de una generación arrasada por la crisis.

Ese desplome, que se está acercando a los tres millones de personas, facilita que las estadísticas de reducción del desempleo entre nuestros jóvenes sean aparentemente positivas cuando en realidad la situación de perspectivas laborales de nuestra juventud (por emigración o desánimo) son las más desastrosas dentro de la UE.

De manera que si a usted le dicen que vamos muy bien, que en los dos últimos años el número de jóvenes de menos de 35 años desempleados se redujo en 750.000 personas, debe contestar a ese monaguillo de la troika que la causa no es una mejora del número de ocupados … sino de los que se desanimaron o emigraron: una generación arrasada.

Profesor de Economía de la Universidad de Vigo

vìa: http://www.attac.es/2016/07/08/espana-generacion-arrasada/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Malas noticias en los periòdicos, asesinatos, enfermedad, pobreza, dolor, injusticias, discriminaciòn, guerras, lo grave es que nos parece normal.

Ecologia2